Llevemos la tecnología al campo

La transformación digital es, a día de hoy, la opción más realista para frenar el despoblamiento rural en nuestro país. Tenemos ya encima un tsunami digital que cambiará por completo nuestra forma de vivir, de relacionarnos, de movernos, de organizar nuestras vidas, de interaccionar con empresas y administraciones, de divertirnos y, por supuesto, de alimentarnos. Se espera un desarrollo tecnológico durante los próximos 20 años equivalente al de los últimos 2000 (para ampliar información pinchar aquí). Los gustos, necesidades y demandas del consumidor cambiarán a un ritmo jamás visto. El sector agroalimentario ni puede ni debe quedar al margen de semejante proceso disruptivo. Muchas de las nuevas tecnologías están ya disponibles y son mucho más accesibles de lo que a menudo se piensa.

Bajo el título “Hacia la sostenibilidad en el sector agroalimentario mediante Tecnologías 4.0” la Junta de Castilla y León, el ITACYL y la asociación VITARTIS organizaron una jornada en la que un buen puñado de expertos analizaron las diferentes tecnologías existentes y sus posibles aplicaciones para las empresas del sector. No cabe duda de que uno de los principales retos del sector agroalimentario a nivel general, y de la distribución alimentaria en particular, es el de la sostenibilidad. De hecho, el nuevo Director General de Industrias Alimentarias del MAPA, José Miguel Herrero, lo ha incluido como una de las 5 principales líneas de trabajo de su Dirección para los próximos meses, tal y como anunció en la clausura de la 8ª edición del Máster de la Fundación LAFER. Se trata de un camino irrenunciable que muchos llevan años recorriendo, y que no se sabe cuándo y cómo terminará, si es que lo hace algún día. Y en ese cambio, el principal aliado de las empresas es la tecnología.

En este ámbito, las cadenas de supermercados parten con ventaja gracias al modelo de proximidad que han desarrollado y que permite acercar un surtido amplio de productos de alimentación a pocos metros de los hogares y facilita que el 85% de los clientes puedan acudir a hacer la compra a pie. El medio ambiente es caro y los consumidores no están dispuestos a pagar por ello. Cambios en los procesos productivos para alcanzar mejores niveles de sostenibilidad ambiental resultan a menudo difíciles de implantar porque suponen un impacto negativo en la sostenibilidad económica de la propia empresa.  Sin embargo, el desarrollo tecnológico puede hacer que una tecnología cuyo coste hace inviable su implantación a día de hoy, sea perfectamente asumible en cuestión de pocos años (incluso meses). En ese marco, aquellas empresas del sector agroalimentario que se muevan en entornos de cadenas de valor en las que colaboren y compartan objetivos y riesgos con otras empresas, tendrán más fácil invertir en tecnología y, por tanto, seguir siendo rentables y competitivas en el futuro.

Pero el objetivo no puede ser únicamente potenciar un sector agroalimentario a la vanguardia en tecnología que digiera y aproveche las ventajas de la transformación digital. El objetivo debe ser lograr que, gracias a ese tsunami tecnológico, se equiparen de forma rápida los servicios de la población que vive en los pueblos con los de los que viven en las ciudades. Ese proceso exige, por supuesto, garantizar un acceso a internet de banda ancha en todos y cada uno de ellos. Pero ese es sólo el primer paso. Se deben buscar soluciones adaptadas a las necesidades de las personas que viven en las zonas rurales y enfocar estas tecnologías para que ofrezcan soluciones para una gestión más ágil y descentralizada de lo servicios, sin perder un ápice de calidad del servicio por el camino. Eso exige además, un cambio de mentalidad que haga replantearnos nuestra forma de comportarnos, de trabajar o de vivir. Tal y como queda patente cada año en el Congreso #DATAGRI (próxima cita 26 y 27 de noviembre en Córdoba), tecnologías como la blockchain, el internet de las cosas, el big data, la impresión 3D o la realidad aumentada serán claves en todo este proceso. No se puede hablar del futuro del sector agroalimentario sin hablar de sostenibilidad y tecnología, pero urge llevar la tecnología al campo para que los jóvenes decidan quedarse a vivir en él.

Foto de Videoblocks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s